Bienvenido Hormigueros/Video Fiesta Boricua11/Flickr

No es al comienzo de la construcción cuando se valora lo que se va a construir. No es el ímpetu inicial, ni la energía que se pone al principio, ni la idea que se tiene de lo que será lo que da la justa medida, el valor total de lo que se busca lograr. Es el resultado final, al llegar a la meta lo que nos pone ante los ojos y en el corazón el valor de aquello que con tanto trabajo y sacrificio se ha  logrado.
Acaba de terminar la 18na jornada de la Fiesta Boricua de Bandera a Bandera. Los que estamos de afuera no vemos el proceso, solamente el final, el resultado. Podríamos acaso imaginarnos los sinsabores, los conflictos, el arduo trabajo, las dificultades, las prolongadas reuniones, las pocas horas de sueño, las diferencias y desavenencias en cuánto a cómo hacer las cosas y las dificultades para reunir los fondos para sufragar los gastos de unas fiestas que, por lo que se ve, deben costar “un dineral”.  Más allá de eso, de tal vez imaginarnos ese escenario, creo que no podremos llegar nunca a aquilatar el trabajo que conlleva la organización de una fiesta como ésta. Hemos manifestado anteriormente en este espacio la admiración y el respeto que sentimos por esta comunidad del Paseo Boricua y por todos y todas los que componen el Centro Cultural Puertorriqueño Juan Antonio Corretjer, en Chicago. Me reitero en esa afirmación y la pongo en grado superlativo.
Después de la fiesta, después de la 18na Fiesta Boricua de Bandera a Bandera nos sentimos muy agradecidos por un espectáculo maravilloso de afirmación cultural puertorriqueña, de hermandad y solidaridad latinoamericana y de talentos extraordinarios. A propósito de la Fiesta, el alcalde del municipio homenajeado, el pueblo de Hormigueros, el Hon. Pedro J. García Figueroa expresó lo siguiente: “La hospitalidad y el orgullo patrio desplegado por la diáspora puertorriqueña en Chicago, ponen de manifiesto que, salvo algunas diferencias en el idioma, somos todos hermanos boricuas. En Chicago pudimos palpar lo que somos y lo que juntos podemos hacer para la redención de nuestra nación puertorriqueña”. Por otro lado, el director de la Oficina de Arte y Cultura del municipio, el Sr. Félix A. Ponce Labiosa puntualizó: “Esta Fiesta Boricua ha puesto de manifiesto cuán profundas están las raíces de nuestros compatriotas, aunque no estén afincados en el lar nativo. Estas raíces están sembradas en el alma colectiva.” “La muestra de talento artístico que se presentó fue de una variedad y calidad extraordinaria”, fue otro entre muchos comentarios muy positivos de los que fuimos testigos.
Compañeros y compañeras del Centro Cultural Puertorriqueño Juan Antonio Corretjer, ¡Gracias, un millón de gracias! Nos imaginamos que es muy difícil, y por fuentes fidedignas nos enteramos que esta pasada Fiesta Boricua tuvo muchas y grandes dificultades de distinta naturaleza, pero el resultado, como exponemos al principio, es lo que les da la justa medida del valor de sus esfuerzos, aunque los deje extenuados.
Como en todo lo que se hace con el corazón, hay que continuar a pesar de los sacrificios, continuar a pesar del arduo trabajo, continuar a pesar de los infortunios y los sinsabores, continuar a pesar de las presiones económicas, continuar a pesar de los que nos dificultan el trabajo, continuar a pesar de los pesares, a pesar de todo.
Como dejara dicho nuestro Poeta Nacional Juan Antonio Corretjer Montes: “La vida nunca cesa, la vida es lucha toda”. Adelante, adelante siempre. Esperamos verlos y abrazarlos nuevamente el próximo año.

by Carlos Quiles

zp8497586rq