En el verano del 2017, Sam Kirk organizó un colectivo de 13 artistas locales para pintar 16 puertas de entrada en edificios localizados en Paseo Boricua. El proyecto se desarrolló como uno de los más dinámicos, creativos e inclusivos tanto en el ámbito de la estética colectiva como en el uso del espacio crítico. El proyecto colocó a Paseo Boricua como uno de los lugares con mayor concentración de arte público en Chicago.

El artista y asistente de Sam Kirk durante dicho proyecto, Cristian Roldán, lideró la lectura el pasado 16 de abril 2018: “Doors of Paseo” facilitando detalles  sobre el proceso de creación, los retos (tanto artísticos como sociales) enfrentados y soluciones implementadas para la creación.

Se elaborará en el arte público y fine arts y cuáles relaciones sociales determinan el orden del arte y los conceptos mediante los cuales se institucionaliza una jerarquía en el arte.