El 1º  de Mayo Día Internacional de los Trabajadores, las calles de Puerto Rico se convertirán en el epicentro de una movilización nacional, contra la Junta de Control Fiscal (JCF).

Así lo anunció el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH)  al convocar  a la población a una manifestación masiva, ya que están las condiciones para reproducir este próximo 1 de Mayo el escenario político-social, convertido en el día de la indignación y contra el vasallaje colonial.

“Nuestra propuesta es llegar al Primero de Mayo con una movilización masiva, que tenga la convocatoria a nuevas y variadas manifestaciones incluyendo un paro nacional en semanas subsiguientes”, explicó Ángel Pérez, copresidente del MINH.

Pérez resaltó  que en los últimos meses, creció el rechazo del pueblo puertorriqueño a los políticos de la JSF y a sus medidas de empobrecimiento; la mayoría respaldadas por la administración del gobernador, Ricardo Rosselló.

Además, sugirió que el repudio no debe quedarse en una protesta, sino que debe prepararse el escenario para una jornada de lucha más intensa en el país.

Esa jornada de lucha estará destinada a ponderar la imposición de la JSF del presupuesto para el próximo año fiscal, así como el plan de ajuste fiscal, donde se fijarán los recortes al gasto público.

El político comentó que la gente no se ha quedado de brazos cruzados, pese a que han enfrentado en paralelo las consecuencias devastadoras de los huracanes Irma y María.

“Importantes victorias se han alcanzado gracias a la resistencia de nuestro pueblo”, dijo al detallar el pago del presupuesto incinerador en Arecibo y la intención de ejecutar el mayor recorte a los derechos laborales de los boricuas.

En cuanto a la educación, expresó que el magisterio se movilizó masivamente contra la aprobación de la reforma educativa, dirigida a desmantelar el sistema público, incluso el cierre de algunas escuelas exitosas con el método Montessori, para beneficiar intereses empresariales.

Describió que los sindicatos del país están organizados y actualmente representan la mayor resistencia contra el intento de privatización de la estatal Autoridad de Energía Eléctrica y de los bienes y servicios públicos.

Así mismo, dijo que las victorias acumuladas han permitido transformar la opinión del pueblo con relación a la JSF, cuyo organismo impuesto por Washington  buscaba  garantizar el pago de la deuda de más de 73 mil millones de dólares a los acreedores de Wall Street.