Fue galardonada junto al defensor de derechos civiles John Lewis

Hasta este pasado fin de semana, la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, podía identificar -sin titubear- los dos momentos más transformadores e inolvidables de su vida: la maternidad y el reconocimiento de la revista Time como una de las 100 personalidades más influyentes del 2017.

Ayer, añadió un nuevo evento a la lista cuando la alcaldesa recibió un grado honoris causa en Derecho de la Universidad de Boston, donde se especializó en ciencias políticas. Junto con Cruz estuvo otro selecto grupo integrado por un cineasta, una periodista, un científico y el congresista John Lewis, uno de los íconos de la lucha por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos.

Antes del reconocimiento, otorgado ayer durante los actos de graduación de la Boston University, Cruz ofreció un discurso en un servicio espiritual del que participaron los graduandos en ciencias políticas.

“Lo único que yo hice fue decir la verdad. Yo voy a decir la verdad siempre, me convenga o no”, expresó sobre ese reclamo de ayuda que hizo tras el huracán María y que la puso ante el ojo internacional.

La magnitud de estos últimos dos eventos en la vida de Cruz no está basada en el reconocimiento hacia su persona, dijo, sino hacia la lucha del pueblo puertorriqueño por los pasados ocho meses tras el embate del ciclón y lo que muchos han catalogado como la mala respuesta del gobierno federal ante la emergencia.

Durante su mensaje ante cerca de 1,000 personas, Cruz hizo un recorrido sobre la devastación que dejó a su paso María y las horas de angustia que vivió y que aún viven miles de familias sin un techo seguro.

“La negligencia comenzó a pasar factura y las personas empezaron a sufrir las consecuencias. Nos estábamos muriendo y ellos nos estaban matando a través de burocracia e ineficiencia”, sostuvo ante el grupo de estudiantes.

A través de cada uno de estos reconocimientos e invitaciones, Cruz ha comprobado tres cosas: el mundo reconoce que el gobierno federal le falló a Puerto Rico en su respuesta al huracán María, el pueblo americano recuerda con precisión “conmovedora” cada reclamo y batalla, e identifica a simple vista que no se trata de una lucha política.

“El pueblo americano reconoce a todos sus niveles que lo que yo dije era cierto. Esto no se trata de preocuparnos por la política pequeña. No sé por qué nos empeñamos en dividirnos y en suavizar la falta de respeto y de indignidad de nuestra condición colonial”, señaló.

Caminos cruzados

Sin planificarlo, los mensajes de Cruz y de Lewis se cruzaron, convirtiéndose en un llamado a los graduados, no solo a indignarse ante las injusticias, sino a cuestionar y tomar acción para remediarlas.

“La pregunta es qué ustedes están dispuestos a hacer para cambiar el mundo, para que las personas tengan la opción de prosperar y no solo de sobrevivir. Quejarse no va a resolver nada, tienen que salir, pelear y provocar el cambio”, indicó Cruz.

Lewis habló durante la colación de grados. Allí, el activista -quien ha sido arrestado en 45 ocasiones, cinco de ellas como congresista- invitó a los universitarios a “meterse en problemas”. “El mundo está esperando por su liderato, por hombres y mujeres talentosos…”, indicó Lewis, al citar a Martin Luther King Jr., también estudiante de Boston University.

Reconoció que muchos salen al mundo laboral con la ansiedad de encontrar un buen trabajo y adquirir una vivienda, pero nada de ello será posible si no se provocan los cambios necesarios.

“Ustedes son inteligentes. Han sido escogidos para provocar el cambio. Han sido llamados para jugar un papel que nadie más puede hacerlo”, enfatizó un emocionado Lewis.