Photography by Teatro Vista.

por A.Rosa para La Voz/PRCC

Buenos Aires, Argentina, a mediados de los 1970; la infame “Guerra Sucia” arrasa con el país. Muchos argumentan el uso de este término, ya que la misma puede insinuar que las acciones tomadas por la milicia en esos tiempos fue por consecuencia de las organizaciones armadas de la izquierda. La realidad es otra.  Este pensar se desmiente a principios de los 1980, después de tantas muertes, atropellos, torturas y el terror que los hechos provocaron para la ciudadanía en general, se ha revelado mucha evidencia de archivos militares que estos actos fueron organizados y premeditados por un grupo nacional de argentinos con acceso a la milicia.

La galardonada dramaturga estadounidense, Allison Walker, presenta a través de la obra teatral The Madres, la historia de tres generaciones de mujeres durante la Argentina antes descrito – una abuela, una madre y una hija – la historia de vivir dentro de un régimen dictatorial civil y la desesperación de esta familia para mantenerse unida a pesar de las adversidades que confrontan día a día. De seguro Walker escuchaba la historia oral de su madrastra, quien es argentina, así como los hijos de borinquen escucharán sobre la historia de los 911 cremados y desaparecidos luego del paso del Huracán María.  Son relatos convertidos en leyendas hasta que alguien se toma la tarea de investigar y revelar evidencia de los hechos. Así lo ha hecho Walker y mejor aún usando su arte de guionista para contarla dentro de un contexto donde todo espectador puede sentir identificado.

En el primer acto conocemos a Josefina, la abuela, protagonizada por la actriz boricua Ivonne Coll.  Ella es la abuela de una joven desaparecida llamada Belén, quién para completer está embarazada; Carolina, madre de Belén pertenece a Las Madres; mujeres a quienes un ser querido, siendo la mayoría hijos e hijas, han desaparecido.  Salen a reclamar por del paradero de sus hijos e hijas frente a la “Casa Rosada”, siendo ellas también objetivo de discrimen político.  The Madres nos transporta a este tiempo en Argentina a través de la música, atuendo y mobiliario en escena. El contenido del diálogo entre el elenco es sonoro y enriquecedor de los tiempos.  Es un drama emotivo con momentos jocosos que le da al espectador un respiro de la tensión emocional presentada sobre la vida en la Argentina durante esta época. La actuación estuvo exquisita. Coll transmitió la fuerza y ternura de una gran matriarca; Lorena Díaz (Carolina) cargó la tristeza y el lamento de una madre esperanzada; Ilse Zacharias (Belén), vista solo en el segundo acto, le da una continuidad a la esencia de su personaje en el primer acto con una fluidez susurrante y a su vez asertiva.   

Aunque han pasado más de cuarenta años desde la “Guerra sucia”, todos podemos vernos en esta pieza de Walker. Sólo hubo un desacuerdo de mi parte. Siendo madre y viendo que te quiten a tu hijo o hija por segunda vez, pienso que le hubiera intentado tumbar la cabeza a cualquiera, incluso que nos quitaran la vida antes de quitarme a mi cría.  Pero, luego de meditar sobre esto, me viene a mente que es fácil decirlo para una persona que no ha vivido bajo ese régimen; una época donde se fomentaba el terror y acoso psicológico.

Esta es una de las historias de latinoamérica prohibo de olvidar, y para jamás repetir.